<img height="1" width="1" src="https://www.facebook.com/tr?id=122870811637131&amp;ev=PageView &amp;noscript=1">
Leer. Aprender. Invertir. Crecer

Comprar una Propiedad: Uso Personal vs Vehículo de Inversión

Escrito por Richard Houghton
24 June, 2020

Comprar una Propiedad: Uso Personal vs Vehículo de Inversión

Las propiedades inmobiliarias acompañan a una de las decisiones más cruciales de tu vida: establecer un entorno a largo plazo para el resto de tu vida. Por ello, es usual que asocies a los bienes raíces con un estilo de vida por encima de una inversión. De la misma manera, al concepto de inversión asociamos al mercado de valores, con todo y su complejidad y volatilidad. Pero así como el mercado de valores presenta diversas desventajas cuando se trata de obtener ingresos estables a largo plazo, los bienes raíces pueden brindarte un vehículo seguro para invertir tu dinero, y pueden llegar a convertirse en la mejor opción para tus finanzas.

Sin embargo, toda compra inmobiliaria comienza con una pregunta crucial: ¿es mejor comprar una propiedad para vivir en ella o para utilizarla como una forma de inversión? Veamos ambos escenarios a continuación para ver las características de los bienes raíces que podrías elegir, para después concluir en qué tipo de adquisición te conviene más.

 

Propiedades Inmobiliarias como Residencias Privadas

Propiedades Inmobiliarias como Residencias Privadas

¿Por qué la gente compra una casa? Es curioso ver que las personas a menudo subestiman el valor de una propiedad como vehículo de inversión, y tratan la decisión usando más los sentimientos que la razón. Sin embargo, los bienes inmuebles son vistos como un símbolo de estabilidad financiera y como un patrimonio que a futuro, pueda servir como su hogar para el retiro y finalmente, como herencia para los hijos, aunque la situación que motive la inversión puede variar dependiendo de las condiciones, edad y objetivos a futuro, y de ello dependerán las características del inmueble a comprar. Veamos algunas situaciones comunes:

  • · Independencia. Para los solteros con finanzas sanas, la compra de un inmueble puede marcar el paso definitivo a la adultez y la independencia de los padres. Por lo general, este paso sucede en los jóvenes adultos, que en estos momentos conforman la generación millennial, y en algunos años, también la centennial. Pese a la idea de que los jóvenes de hoy no quieren invertir en bienes raíces prevalece, un gran número de adultos jóvenes ha optado por hacerlo en propiedades de inversión.
  •  
  • Los bienes raíces que escogen a menudo son departamentos y condominios, considerando que sus precios suelen ser más accesibles y porque en realidad no necesitan de mucho espacio si van a vivir solos o en compañía de un compañero.
  •  
  • · Crear un Hogar. Al planear su descendencia, una pareja podrá buscar una nueva residencia para acomodar a sus hijos. Por ende, las propiedades que buscarán serán casas más amplias con múltiples recámaras, un patio para recrearse y más. En este punto, hay personas que deciden adquirir una propiedad para pasar el resto de sus días en ella, y para ello destinan todos sus recursos, esperando convertir a su inmueble en el hogar de sus sueños.
  •  
  • · Trabajar desde Casa. Los problemas de tránsito en ciudades muy pobladas pueden ser el calvario diario de muchas personas. Afortunadamente, en esta era digital, y sobre todo después de la contingencia sanitaria mundial, tanto empleadores como empleados han visto en el trabajo desde casa, o home office, una solución inmediata al gasto de horas de vida atorado en el flujo vehicular. Sin embargo, esto también representa un reto más al momento de adquirir una propiedad, pues se debe pensar en el espacio que ocupará una oficina desde casa, por lo que una casa de dos recámaras no será suficiente, y menos con hijos en el camino.
  •  
  • · Cuando los Hijos Se Van: el Fenómeno del Nido Vacío. Eventualmente, llegará el día en que los hijos abandonen el hogar familiar para formar sus propios núcleos familiares, en otras propiedades. Cuando una pareja entra a esta etapa, pueden experimentar lo que se conoce como el síndrome del nido vacío, una soledad inmensa cuando en la casa el silencio vuelve a reinar y las habitaciones se quedan vacías. Entonces, por conveniencia muchos matrimonios se cuestionan sobre si deberían vender esa propiedad y adquirir una que acomode mejor a dos personas.

Así, podemos darnos cuenta que los bienes raíces que estarás buscando a lo largo de tu vida cambiarán demasiado en tamaño y características a la par de tus necesidades, provocando que, hipotéticamente, cambies de propiedad al menos tres veces a lo largo de tu vida.

Finalmente, como hablábamos de patrimonio y herencia, es importante recalcar que sí podrás ver un retorno de inversión por tu propiedad en proporción del aumento de la plusvalía a largo plazo, pero tendrías que venderla para ver los ingresos físicamente.

 

Lee También:

7 Formas para Empezar a Invertir en Bienes Raíces

¿Por Qué las Propiedades Inmobiliarias Generan Riqueza?

6 Consejos Sobre Inversión Inmobiliaria Exitosa que Debes Saber

 

Los Bienes Raíces como Instrumento de Inversión

Los Bienes Raíces como Instrumento de Inversión

Por otro lado, si te enfocas en adquirir una propiedad únicamente con propósitos de inversión, podrás obtener grandes beneficios tanto en tus finanzas como en tu estilo de vida. Sabemos que a menudo es difícil no aprovechar de las cosas más caras que compramos, y con precios que comienzan en medio millón de pesos, los bienes raíces no son una adquisición que deba tomarse a la ligera. Adquirir una propiedad exclusivamente para recibir retornos puede sonar un poco injusto, especialmente para esa parte visceral que quiere aprovechar al máximo las cosas buenas de la vida, pero es un sacrificio que vas a querer hacer al ver los beneficios que pueden ofrecerte.

  • · Retorno de Inversión Compuesto. El principal propósito de tener una propiedad de inversión es poder obtener un retorno de inversión combinado, que se compone tanto por el valor que puede llegar a tener mediante la plusvalía, como de los ingresos que te puede brindar la propiedad. ¿Cómo lo hará? Generalmente, los ingresos extra que puedes generar con los bienes raíces provienen de su arrendamiento, por lo que es muy importante que busques un tipo de propiedad atractivo que te consiga rentas altas y constantes.
  • Existen muchos tipos de propiedades de renta – desde locales comerciales y residencias privadas, hasta terrenos, condominios, hoteles y centros comerciales. Sin embargo, en este punto queremos hablarte específicamente de un tipo de inversión sencilla, accesible y desapegada: una residencia vacacional turnkey en un paradisíaco destino turístico. Este tipo de propiedad por lo general está enclavada en un desarrollo residencial o un condo-hotel, y ya viene amueblada, equipada y lista para habitarse. Una residencia vacacional puede servirte tanto como un refugio personal que puedes utilizar cuando quieras o necesites, como una residencia que le será rentada a los viajeros que prefieran las rentas vacacionales por sobre el hospedaje tradicional. Dependiendo del destino vacacional que elijas, tu residencia incluso puede llegar a tasarse en dólares, lo que te brindará un extra gracias al tipo de cambio.
  • Finalmente, al estar enclavada en un próspero destino vacacional, la plusvalía forzada (aquella que se agrega a tu propiedad gracias a las condiciones del entorno) le brindará un enorme valor gracias a las bellezas naturales, culturales y de entretenimiento de la ubicación.
  •  
  • · Administración Profesional. Atender una residencia vacacional Y dado que estos desarrollos y condo-hoteles cuentan con un servicio de administración profesional, todas las necesidades de tu propiedad, desde la limpieza y mantenimiento hasta el marketing, el servicio a los huéspedes y los pagos de servicios serán cubiertos por un equipo especializado. Así, no tendrás que estar viajando para atender a los huéspedes y preocuparte personalmente por tu residencia, lo que te dará todo el tiempo que necesites para atender tus actividades prioritarias o disfrutar de tu familia y amigos. Y cada vez que te plaza (siempre y cuando tu propiedad no haya sido rentada, por supuesto) simplemente podrás agendar una visita y encontrarás todo listo a tu llegada.
  •  
  • · Inversión en Estilo de Vida. Una residencia vacacional no solo puede llegar a brindarte grandes ingresos si la realizas en el destino correcto, sino también puede ser una inversión destinada a mejorar tu estilo de vida. Con una residencia propia en un importante destino vacacional, ya tendrás un lugar esperando por tu regreso, que te sumergirá de inmediato en un ambiente de relajación y diversión, ya que los condo-hoteles mezclan los mejores aspectos de una residencia y un hotel. De esta forma, el espacio en las unidades es el que encontrarías en un condominio de lujo, con techos altos, cómodos closets, sala, comedor y cocina completamente equipada para que puedas cocinar cuando desees. Por otra parte, en el desarrollo también encontrarás servicios y amenidades propios de un hotel de clase mundial, como restaurante, bar, piscina, rooftop con Jacuzzi, acceso a un club de playa, servicios de limpieza, concierge y mucho más. Esto te brindará las condiciones ideales para vivir como te plazca, disfrutando de tu propia casa como si fueras un vacacionista, o vacacionando de lo lindo en tu propiedad, ¡como gustes verlo!
  •  
  • · Apalancamiento para Multiplicar tus Ingresos. Una vez que tus propios ingresos de renta vacacional estén devolviéndote tu inversión inicial y generando ganancias, podrás apalancarte utilizando un crédito hipotecario que, basado en el valor de tu residencia vacacional, puede ayudarte a adquirir una segunda propiedad generadora de ingresos para multiplicar tu dinero en menos tiempo. De esta forma, no necesitarás tanta liquidez para continuar adquiriendo más bienes raíces para propósitos de inversión.

 

¿Tienes alguna duda sobre invertir en propiedades de inversión? Déjanos resolver tus dudas al publicarlas en la sección de comentarios.

Temas: Bienes Raices Inversion

Comentarios