<img height="1" width="1" src="https://www.facebook.com/tr?id=122870811637131&amp;ev=PageView &amp;noscript=1">
Leer. Aprender. Invertir. Crecer

Las ventajas de tener un cenote en tu propiedad

Escrito por Richard Houghton
14 December, 2016

Quienes gusten de viajar en México, están al tanto de que nuestro país tiene una exuberante belleza y riqueza natural. Cada rincón esconde un atractivo singular. En la Península de Yucatán, los cenotes, con su historia ancestral, sus formas casi únicas en el mundo y su mística atmósfera se han convertido en auténticos tesoros escondidos entre la selva. 

La riqueza enterrada o al descubierto

El término se deriva de la palabra maya dzonoot, que significa “hoyo con agua”. Una respuesta corta podría definirlos como cuevas. O lagos subterráneos. Albercas naturales. Pero este simple esbozo de su belleza no basta para comprender su asombrosa gestación e increíble desarrollo. El mismo meteorito que causó la extinción de los dinosaurios causó, con su impacto, que el arrecife que hoy constituye el suelo de la Península de Yucatán, muriera y se secara, convirtiéndose en piedra caliza. Tiempo después, al descender el nivel del mar, esta formación pétrea se elevó, quedando expuesta para ser poblada de un diferente tipo de vida.

Como la piedra caliza es muy porosa, es común que el agua de lluvia se absorba rápidamente, depositándose en un complejo sistema de túneles y cavernas interconectadas a lo largo de toda la península. El resultado, ríos, lagos y albercas subterráneos que conllevan un histórico misticismo y un fuerte arraigo espiritual en la región. Al transcurrir los años, la piedra caliza suele desgastarse hasta que se desploma, revelando un nuevo cenote al mundo de la superficie.

Para la cultura maya, los cenotes constituyeron lugares primordiales para su desarrollo y prácticas religiosas. Desde una fuente de agua dulce, hasta escenarios para rituales de diversa índole – incluyendo sacrificios humanos – y puertas de acceso a Xibalbá, su visión del inframundo. 

Por sus características, a los cenotes pueden clasificarse como de cielo abierto, semiabierto, de caverna o antiguo cenote. Cada uno cuenta con atractivos únicos que los vuelven inconfundibles. Mientas que los de cielo abierto se caracterizan por su forma cilíndrica y la espectacular flora que se aferra a sus paredes y formaciones rocosas, los de caverna suelen ser más enigmáticos, pues se ocultan dentro de una cueva. Son éstos últimos los escogidos por los sacerdotes mayas para practicar sus tradicionales ceremonias. Los cenotes semiabiertos se rodean por frondosas plantas y árboles, albergan una variada fauna acuática y por lo general están conectados con otros cenotes. Finalmente, los cenotes antiguos son los que se encuentran completamente expuestos e inmersos entre la vegetación. Por su forma pueden ser confundidos con una aguada o una laguna, y en época de lluvia, constituían el lugar ideal para que los mayas se abastecieran de agua dulce.

Se estima que en la Península de Yucatán pueden existir hasta 10 mil cenotes, cubriendo un área de hasta 61 kilómetros de cuevas subterráneas, y una gran parte de esa área nunca ha sido explorada.

Tengo un cenote en mi propiedad, ¿Y ahora qué hago?

Encontrar un cenote dentro de tu propiedad es un gran golpe de suerte, y una de esas raras experiencias que sólo se obtienen al comprar en México. Como tropezarse en un campo lleno de tréboles de cuatro hojas. Existen varias opciones en cuanto a acciones a tomar, y la elección dependerá del propósito que hayas tenido cuando adquiriste el terreno en cuestión.

Si tu objetivo era construir una residencia vacacional de uso personal, el cenote le brindará a tu propiedad una considerable plusvalía y un amplio retorno de inversión en el supuesto que decidieras venderla. Algo similar ocurrirá si deseas rentar dicha residencia vacacional a terceros, la presencia del cenote creará un valor agregado y podrás tener un ingreso de renta extra.

Un plan más ambicioso sería explotar la presencia del cuerpo de agua, si el tamaño y el tipo de cenote lo permiten, construyendo un hotel boutique y agregando otros servicios para hacer del lugar algo más agradable. Hoy en día, existen varios proyectos que integran tours de aventura y exploración por distintos lagos y ríos subterráneos con la renta de caballos o cuatrimotos, servicios limitados de spa y alberca, y la atención personalizada propia de un hotel boutique.

Cabe destacar que a pesar de ser una ventaja, encontrar un cenote en tu propiedad también conlleva una gran responsabilidad. No sólo debe mantenerse libre de todo contaminante, puesto que el sistema de conexión subterránea propagaría la polución, sino que también hay que tener sumo cuidado si se hallaran reliquias prehispánicas u otros objetos históricos de alto valor antropológico en sus profundidades. Además, hay que tener mucho cuidado al querer explorar sus secretos buceando. Hoy en día persisten las labores de investigación en la geografía de las redes subterráneas que conectan a los cenotes con los ríos subterráneos, expertos coinciden en que en ocasiones las corrientes submarinas pueden ser traicioneras.

Los cenotes son lugares fascinantes que nos recuerdan los orígenes submarinos de la Riviera Maya y la Península de Yucatán, nos muestran el carácter místico y espiritual de la cultura maya y nos conectan con las bellezas naturales que los rodean y componen. Sin duda alguna, un cenote es un lugar sagrado al que debemos tratar con respeto y admiración. 

Temas: Bienes Raices Riviera Maya Inversion

Comentarios